MÔ ayer y hoy

Mô (Mahón/Maó) sigue siendo a pesar del paso del tiempo una ciudad acogedora, amable y muy humana. Una pequeña urbe que posee el privilegio de tener a sus pies uno de los puertos más bellos del Mediterráneo, el puerto de Mahón, un casco antiguo repleto de edificios singulares de arquitectura colonial, neoclásica, barroca o modernista y gran cantidad de edificios religiosos, legado cultural de las múltiples civilizaciones que han pasado por la ciudad a lo largo de su convulsa historia.

El resultado de este perfecta convivencia entre pasado y presente es una ciudad con mucha personalidad, muy cosmopolita y abierta, por la que da gusto pasear y salir de “shopping” por sus calles y plazas.

Fotografías antiguas Mahón-Maó gentileza de Foto Sturla y de los comercios adheridos a MÔ COMERCIAL.